Saltar al contenido

Como Escoger tu Lámpara para la Cocina

lámparas de cocina

Puede que utilices este lugar casi únicamente de paso o que sea donde más tiempo te encuentres porque cocines a diario, comas allí e incluso sea donde tus hijos hacen los deberes o donde se acaban concentrando las reuniones familiares. Cualquiera que sea tu situación, es necesario que sepas cómo escoger tu lámpara de cocina teniendo en cuenta tus necesidades.

Lámparas para Cocina

Tu lámpara de cocina determinará el estilo y la luz que reciba la estancia, por lo que tendrá que ser diferente en función del espacio disponible, el tipo y el color del mobiliario, el tiempo que pases allí y, sobre todo, cuánto y dónde se cocine, puesto que para manejar cuchillos, por ejemplo, necesitarás una luz potente y bien orientada.

Debido a que esta elección se puede llegar a convertir en toda una ciencia, hoy queremos mostrarte algunos consejos para que tanto la iluminación como los modelos de lámparas para cocina que finalmente selecciones sean los adecuados para ti.

Consejos para una buena Iluminación en la Cocina

Una buena iluminación no es clave únicamente a la hora de cocinar, sino que es también una muy buena manera de conseguir el ambiente deseado o de destacar elementos concretos de la estancia. Si además de ser el centro de operaciones de todo lo que tenga que ver con la alimentación en tu casa, la cocina se convierte de manera frecuente en el lugar de reunión y tertulia con tus invitados, por ejemplo, quizás necesites una luz menos potente y más acogedora, o quizás una lámpara que te ofrezca la posibilidad de regular su intensidad u orientación.

lámpara de techo

Lo más fundamental es decidir qué puntos de la cocina son los que necesitarán más iluminación y el tipo de luz que buscas. Puedes optar por una iluminación más uniforme gracias a las lámparas de techo para cocina , la iluminación más específica de ciertos detalles decorativos e, incluso, contar con una iluminación extra en puntos como la mesa de la cocina o la encimera.

Cómo Elegir el mejor Tipo de Iluminación

Una vez que tienes claro qué zonas son las que te interesa mantener más iluminadas y cómo es la luz que necesitas, es momento de optar por uno de estos tipos:

– General: esta luz se asocia, por ejemplo, a las lámparas de techo altas o empotradas. Aportarán una luz uniforme a toda la estancia y conseguirán que su ambiente sea más cálido.

– Funcional: este tipo de luz es prácticamente lo opuesto al anterior. Con él se busca una luz enfocada directamente a las zonas donde más se necesita, por ejemplo la encimera, la placa de cocción o el fregadero. Es una manera mucho más efectiva de iluminar si cocinas mucho habitualmente o incluso si es uno de tus hobbys.

– Ambiental: forma una gran mezcla entre los dos tipos anteriores. Tendrás una atmósfera agradable en toda la estancia y, además, podrás combinarla con la iluminación específica de zonas determinadas.

Tipos de Lámparas de Cocina

Una vez que tengas claras tus necesidades, la siguiente parte es buscar el tipo de lámpara que puede cubrirlas. Hoy queremos hablarte de las más habituales para la cocina y, entre ellas, seguro que encuentras la que mejor se adapta a ti. ¿Empezamos?

Lámparas Colgantes

Las lámparas colgantes para cocina son una buena opción si quieres algo más llamativo. No pasan desapercibidas y pueden convertirse en una parte principal del estilo y la decoración.

lámparas colgantes

Los sitios donde podrás colocarlas para potenciar esto son sobre la encimera, la mesa o la isla de la cocina, en caso de que cuentes con una. Aunque siempre deberás prestar atención a la altura que tengan, puesto que dependiendo de eso, si las colocas en algún lugar de paso será sencillo que se acaben golpeando con la cabeza.

Si te decides por una lámpara colgante de cocina y ya sabes dónde vas a colocarla, solo te queda escoger la forma, el material, el color, el estilo… y conseguir que encaje con tu decoración e, incluso, que pueda convertirse en su pieza más característica.

Lámparas Empotrables de Techo

Quizás esta opción no sea de las más espectaculares en cuanto al diseño, pero sin duda es de las más funcionales que puedes encontrar en el mercado y, además, le cede protagonismo a otros elementos como el mobiliario.

lámpara de techo empotrable

¿Por qué es especialmente interesante contar con una lámpara empotrable de techo? Pues en primer lugar porque si cuentas con un falso techo, podrás hacer que encaje a la perfección en la cocina. Y en segundo lugar, simplemente, por esa funcionalidad que ya hemos mencionado. Estas lámparas empotrables pueden adaptarse perfectamente a tus necesidades, ya sea que entres y salgas de manera continuada de esta estancia, en cuyo caso podrías utilizar empotrables LED, o que habitualmente disfrutes de mucho tiempo allí, que podrás contar con las flucompactas.

Lámparas Fluorescentes para Cocina

lámparas fluorescentes

Este tipo de lámparas de cocina son las que más tradicionalmente se han usado en las cocinas, aunque su rendimiento actualmente no es el mejor, por lo que están tendiendo a desaparecer. Es habitual que no tengan una gran vida útil, consuman más que otras opciones, necesiten mayor mantenimiento y, sobre todo, uno de sus mayores inconvenientes es el tiempo que tardan en encenderse.

Paneles LED

Una de las mejores opciones por las que se puede optar son los paneles LED. Esto es así, sobre todo, por su gran poder de iluminación y la ventaja que aporta el poder apagar y encender la luz cuantas veces quieras sin temer que se estropee.

panel LED

Por otro lado, añaden un diseño moderno a tu cocina. Especialmente si cuentas con un mando a distancia que te permita regular la temperatura de la luz, que aunque parezca algo futurista ya es una realidad. Aprovecha todas las ventajas que tienen las lámparas led para cocinas como estos paneles.

Una vez repasados los consejos más importantes para contar con una buena iluminación en esta estancia de tu hogar y los diferentes tipos de lámpara entre los que puedes escoger, seguro que ya eres todo un experto en cómo escoger tu lámpara para la cocina. ¡Solo te queda ponerlo en práctica!